DATACIÓN DE MUESTRAS GEOLÓGICAS Y ARQUEOLÓGICAS MEDIANTE

TERMOLUMINISCENCIA (TL) Y LUMINISCENCIA ESTIMULADA ÓPTICAMENTE (OSL)

La luminiscencia como método de datación absoluta se fundamenta en el hecho de que los cristales de ciertos minerales acumulan defectos electrónicos debido a la interacción con la radiación ionizante ambiental. Esta acumulación es proporcional al tiempo de interacción y origina una señal que se puede medir en el laboratorio.


La datación de un objeto necesita de la medida de dos magnitudes: la Paleodosis o Dosis Equivalente (ED) y la Dosis anual (Aitken, 1985). La ED es la dosis acumulada en el material o mineral a datar. Se mide en un lector de luminiscencia, dónde se produce la excitación de los electrones acumulados en los defectos electrónicos con la subsiguiente emisión de luz. Esta excitación se puede producir con calor (Termoluminiscencia o TL) o luz (Luminiscencia Ópticamente Estimulada u OSL). La emisión luminosa se expresa en radiación mediante la comparación de la emisión producida por diversas dosis proporcionadas en el laboratorio. La Dosis anual es la dosis que recibe el mineral por unidad de tiempo y se mide en el entorno inmediato del mismo. Depende fundamentalmente de la concentración en isótopos radiactivos de uranio, torio y potasio, y en mucho menor medida de la radiación cósmica.


Para que la datación sea exacta, es imprescindible que el mineral haya perdido la señal acumulada antes de incorporarse al objeto o sedimento que se está datando. Eso puede suceder mediante el calentamiento del objeto (en cerámicas, silex, por ejemplo) o por exposición a la luz solar del material antes de permanecer protegido de esta (sedimentos, por ejemplo).

El rango de edades que se puede abarcar con la datación por luminiscencia va desde pocas décadas hasta 0.5-1Ma. Los materiales que se pueden datar son diversos:

UDC. Universidade da Coruña SAI. Servizos de Apoio a Investigación